Investigación

03/05/2021

Descripción

Alejandra Araya, investigadora asociada de MICARE, junto a Carmen Lascano realizan esta investigación con el propósito de describir la influencia de la comorbilidad y la fragilidad en la calidad de vida de mujeres mayores.

Se llevaron a cabo búsquedas bibliográficas en las bases de datos CINAHL y PubMed desde enero de 2010 hasta noviembre de 2020. Se emplearon las palabras claves “frail elderly”, “comorbidity” y “quality of life”. Se encontraron 116 artículos de CINAHL y 80 artículos de PubMed, de los cuales se seleccionaron 37, que enfatizan la fragilidad y la comorbilidad como incidencia en la calidad de vida.

Principales hallazgos:

La fragilidad es multidimensional y puede ser detectada mediante la evaluación geriátrica integral. La fragilidad afecta a la calidad de vida, por lo que es necesario potenciar dicha calidad de vida, mediante la prevención y tratamientos oportunos. A menor comorbilidad, mayor calidad de vida. La fragilidad y la comorbilidad en mujeres de edad avanzada son predictores que se asocian con mayor riesgo de muerte.

Se concluye que la calidad de vida está influenciada por la comorbilidad y la fragilidad. Las mujeres de 65 años o más, son población que necesita mayor atención, cuidados, recursos sanitarios y sociales, factores que son imprescindibles para llevar una buena calidad de vida a un coste razonable.

Foto de una mujer mayor sonriendo y sosteniendo un vaso de agua